llave dinamometrica

¿Qué es y cómo usar una llave dinamométrica?

Si te estás iniciando en el mundo de la mecánica, seguro que en algún momento tuviste la duda de si una tuerca está lo suficientemente roscada o si de lo contrario te has pasado de rosca. Es para estas situaciones en las que las llaves dinamométricas son de gran utilidad.

Las llaves dinamométricas ofrecen una mayor seguridad ya que garantizan la presión en cada una de las tuercas. Además permiten que el funcionamiento mecánico sea mucho más estable, en especial en tuercas referentes a la dirección. Además te ahorrarán mantenimiento, ya que puedes comprobar de forma fácil la presión de las tuercas con la llave.

En este artículo descubrirás qué son las llaves dinamométricas, para qué sirven y cómo se utilizan, y seguro que a partir de ahora las vas a usar de forma habitual en tus tareas relacionadas con la mecánica ya que son de gran utilidad.

 

¿Qué es una llave dinamométrica? ¿Para qué se usa?

Una llave dinamométrica es una herramienta para taller mecánico manual considerada de precisión. Este tipo de llaves mecánicas se usan para ajustar el par de apriete en todo tipo de elementos roscados, es decir, ajustan con precisión el par de fuerzas con el que debemos apretar una tuerca o tornillo en una rosca, de este modo podremos ajustarnos a los valores recomendados por el fabricante.

Las llaves dinamométricas utilizan la nomenclatura y unidades de fuerza por distancia o par, se expresan en newtons por metro Nm. Las medidas más comunes de llaves dinamométricas son las de 1/4 “, 3/8 “ o 1 /2 “ y vienen configuradas para un rango de apriete específico de 5 a 20 Nm en el caso de llaves pequeñas como la 1/4 “ o de hasta 50 a 200 Nm en el caso de llaves dinamométricas más grandes como la 1/2 “.

El funcionamiento de la llave dinamométrica es simple, previamente se establece en la llave el par de fuerzas deseado y a medida que enroscamos la tuerca el seguro saltará en ese punto de presión, evitando de este modo que podamos apretar más de la cuenta.

Para la comodidad y agilidad de las tareas en un taller, se acostumbra a usar una llave normal para apretar el primer tramo de los tornillos y finalizar con la llave dinamométrica para ajustar de forma precisa al rango deseado.

Las llaves dinamométricas para culatas son uno de los ejemplos principales de su uso. Las tuercas no deben ser apretadas hasta que no se pueda más, en este caso la culata debe quedar perfectamente aplanada, con una presión precisa sobre la junta y el bloque. Una llave dinamométrica ayudará a esta tarea, del mismo modo que debemos apretar los tornillos siempre en orden de cruz.

llaves-dinamometricas

 

Tipos de llaves dinamométricas

Los tipos de llaves dinamométricas dependen del cabezal de la misma y el par de apriete que nos permiten, en definitiva se clasifican dependiendo de los distintos usos que les vayamos a dar en el taller.

Las llaves dinamométricas de salto son las que encontramos de forma más habitual. Utilizan un nonio para su funcionamiento que les permite que la llave pierda la tensión a medida que esta alcanza el rango de apriete seleccionado. En ese punto saltará el seguro de la llave que nos impedirá seguir roscando.

Las llaves dinamométricas de reloj son una versión analógica de las digitales. Mediante un reloj con una aguja indican la presión a medida que enroscamos la tuerca.

Las llaves dinamométricas digitales son actualmente cada vez más demandadas, a todos nos gusta incorporar pantallas en nuestras tareas y estas llaves no podían ser menos. Igual que las anteriores, indican la presión a medida que enroscamos la tuerca, con la diferencia que la medición se realiza de forma digital y a la vez se pueden llegar a configurar avisos sonoros cuando se llega a el par o incluso por vibración. Estas llaves permiten de forma fácil modificar las unidades de medida como los Nm o KgFm…

 

Comprar una llave dinamométrica

Antes de comprar una llave dinamométrica debes tener claro qué vasos necesitas, o las bocas que se adaptan al tornillo. No es necesario tampoco comprar llaves dinamométricas de todas las medidas, pues para un uso particular existen vasos adaptadores que te permitirán usar la misma llave en tamaños de tuercas muy distintos. Lo que sí debes tener claro es el rango de presión al que vas a ajustar el tornillo, pues este no es modificable.

Las llaves dinamométricas para moto, bici o MTB acostumbran a ser las pequeñas, que permiten un apriete de menos de 200 Nm.

Las llaves dinamométricas para coche o camión acostumbran a ser más grandes, permitiendo presiones de más de 200 Nm.

Consulta también la precisión de la llave dinamométrica antes de comprar. Dependiendo del uso que le vaya a dar, debes tener en cuenta que estas llaves tienen un pequeño error. Las mejores llaves dinamométricas tienen un error inferior al 5% y disponen de su certificado de calibración. A la vez, es interesante comprobar que la llave dinamométrica que vas a comprar dispone de garantía del fabricante.

Lo habitual en las llaves dinamométricas es que tengan un mango de unos 50 centímetros, esto te permitirá aplicar la fuerza necesaria de palanca para enroscar. Dependiendo de dónde la vas a utilizar y la fuerza que debas hacer el mando también es relevante.

En este enlace puedes comprar llaves dinamométricas para moto, bici o coches. Disponen de llaves dinamométricas a buen precio y de todo tipo de modelos con vasos de tamaños distintos y ajustes de par que se adaptarán a tus necesidades: https://tuecompra.com/70-llaves-dinamometricas-accesorios

 

Cómo usar una llave dinamométrica

Las llaves dinamométricas son muy fáciles de utilizar, su funcionamiento general es el mismo que cualquier otra llave, con la diferencia que previamente estableceremos la presión de la par en el caso de las llaves dinamométricas de salto o clic y digitales o estaremos alerta de la presión que marca el reloj en caso que sean analógicas.

Para usar correctamente la llave dinamométrica debes esperar a que el metal esté frío. Esto es debido a la dilatación del mismo cuando se calienta.

Usa la llave dinamométrica siempre realizando giros que no sean completos o en forma de codo. Esto te permitirá tener una mayor precisión en el momento que tengas que dejar de apretar o esperar el momento que la llave hace el clic y salta el seguro.

Es importante que sepas que las llaves dinamométricas no se usan nunca para desenroscar. Su única finalidad es la de enroscar tuercas, y lo más común es que el primer tramo lo realicemos con una llave normal. Su uso principal está destinado al final de la rosca de la tuerca para ajustar con precisión la presión de la misma.

tipos de casco

Tipos de cascos de moto

¿Quieres comprarte un casco y no sabes cuál escoger? Cuando queremos comprarnos una moto, el primer accesorio que vamos a buscar es un casco y la pregunta más típica es “¿cuál es la mejor opción?”. No hay una respuesta única ni sencilla pero hoy en YosoyF1.com vamos a explicarte qué tipos de casco hay:

Tipos de cascos

Actualmente en el mercado encontramos multitud de modelos de casco de moto de diseños y materiales distintos, pero a nivel general podemos clasificarlos en tres tipos en función del nivel de protección que proporcionan. Lo primero que tenemos que tener en cuenta que como más seguros sean, más incomodos van a ser. Es inevitable. Así que antes de optar por un tipo de casco u otro debes valorar la importancia que tiene como elemento de seguridad, según si lo quieres para moverte dentro de la ciudad o para hacer rutas más largas donde el nivel de peligrosidad puede aumentar. Entonces, nosotros os aconsejamos que escojas el casco en función de por dónde vas a circular, las diferentes velocidades a las que vas a circular y no por lo bonito que te pueda quedar. A continuación os contamos los tres tipos de cascos de moto que podemos encontrar:

Cascos abiertos

Este tipo de casco acostumbran a destacar por su comodidad y estética, por eso son los preferidos por muchos conductores, especialmente en verano cuando el calor aprieta bastante. No obstante, son poco seguros y no cumplen su función correctamente. Actualmente, solamente se permiten para conductores de ciclomotores.

casco abierto

Cascos modulares

Los cascos modulares son muy similares a los integrales. La diferencia es que la parte que protege el mentón se puede abrir si se desea. De esta forma se puede ganar algo de comodidad, pero al mismo tiempo se va a perder seguridad, así que todo está en valorar según la situación.

casco modular

Cascos integrales

Estos cascos son los más seguros en diferencia, ya que su forma ofrece un alto nivel de protección tanto para la cabeza como para la cara, de modo que protegen estas vulnerables partes del conductor de la moto en caso de caída. En cuestión de seguridad, tendrás totalmente garantizada hasta cierta velocidad de impacto tu cabeza y lo que debes ver es qué marca de casco encaja mejor con tu cabeza. Dentro de este tipo de casco, se pueden encontrar otros tipos diferentes en función de los materiales con los que esté hecho: fibra, termoplástico, etc.

casco integral

Sea cuál sea el tipo de casco que elijas lo que es muy importante es que lo escojas con un cierre de DOBLE D, que es el cierre más seguro actualmente en caso de caída.

Otros factores que condicionarán la compra de tu casco

A parte de decidirte por el diseño o modelo, debes asegurarte de que se trata de un casco homologado y a partir de ahí, prestar atención a otros factores que incrementarán en tu seguridad en caso de accidente. Los factores que tienes que tener en cuenta son los siguientes:

1. La talla del casco: seleccionar la talla correcta es muy importante, ya que si el casco “baila”, reducimos la seguridad que nos proporciona éste. Encontrarás mucha variedad de tallas de cualquier marca para que la selección sea la más apropiada para las dimensiones de tu cabeza. El casco tiene que irte bien apretado pero sin llegar a molestarte y por eso cuando vayas a la tienda, te pruebes varias tallas para saber cual es la adecuada para ti.

2. La ventilación del casco: esta parte es fundamental, no solo para tu respiración cuando lo lleves puesto sino también para que se airee la cabeza. Al mismo tiempo, el cierre del casco es importante ya que si lo llevas poco ajustado se puede soltar y se reduce el nivel de seguridad.

3. El peso del casco: para que no se produzcan sobrecargas musculares debes considerar el casco que vayas a comprarte. Nosotros te recomendamos que sea ligero. Por ejemplo, los cascos de fibra de carbono son los mejores en diferencia ya que no acostumbran a pesar demasiado.

4. El color del casco: cuando más claro sea el color del casco que elijas, más fácil será que te vean en la carretera, e incluso si el casco lleva algún color reflectan, todavía mejor. Además, debes considerar la idea de que cuando más claro sea, menos se va a calentar con el sol en comparación con un casco negro…

iluminación matricula

¿Es legal llevar leds en la matrícula posterior?

Si estás pensando en instalar luces led en la matrícula posterior de tu vehículo pero no sabes si es legal y te quieres ahorrar multas, hoy en YosoyF1.com te lo vamos a explicar. En primer lugar debes saber si es obligatorio y cuándo debes llevar la placa de matrícula iluminada.

Pero antes de nada tienes que saber que llevar la matrícula iluminada es totalmente obligatorio para los coches y las motos. Solamente para vehículos especiales es opcional. Cuando hablamos del alumbrado de la placa posterior de matrícula nos referimos al dispositivo que se utiliza para iluminar el lugar donde se va a colocar la placa y consiste en distintos elementos ópticos. Pero, ¿qué tipo de luz?

La luz que ilumina la matricula tiene que ser blanca y debe estar situada de forma que permita iluminarla bien y no deslumbre a los demás. Debe permitir leer las inscripciones de la matrícula de noche y a una distancia de al menos 20 metros estando el vehículo detenido.

¿Puedo instalar luces led en la matrícula de mi coche?

Según el Reglamento General de Vehículos aprobado por el Real Decreto 2822/1998 de 23 de diciembre, encontramos en el anexo X las siguientes especificaciones para la iluminación de las placas de matrícula traseras:

– Color: blanco.

– Cantidad de iluminación: la suficiente para iluminar la placa.

– Obligación: obligatoria.

La luz blanca tiene abanico de unos 2500º Kelvin, que va des de los 4000 hasta los 6500º aproximadamente. ¿Y esto qué quiere decir? Que en su graduación más baja, la luz tiende al color amarillento y en su parte más alta va a tender al tono azulado. Por lo tanto, entre medias queda el color blanco puro, siendo todos ellos válidos ya que son blancos.

Así que si la luz de led que llevas en tu vehículo es blanca, sin que sea de un color muy azulado, es válida. Si además ilumina sin producir ningún deslumbramiento, no tendrás problemas. Solamente tienes que saber que las recomendaciones son que la luz del led sea lo más blanca y lo menos potente posible. A partir de aquí, ya depende del gusto de cada persona dependiendo del estilo que se le quiera dar al vehículo.

¿Cuándo debo llevar iluminada la placa de matrícula?

Afirmado por el Reglamento General de Vehículos, si te encuentras en condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyen suficientemente la visibilidad, debes llevar siempre iluminada la placa posterior de la matrícula y en su caso, las otras placas o distintivos iluminados de los que reglamentariamente tenga que estar dotado.