motor_coche

¿Comprar un motor de segunda mano o cambiar de coche?

El drama en un coche aparece cuando su motor, la parte más importante del mismo, se rompe y deja de funcionar, y por lo tanto, deja de funcionar el coche. Cuando esto sucede nos invade una duda gigantesca ¿Qué hacemos ahora? ¿Sustituimos el motor por un motor de segunda mano? ¿Directamente nos compramos otro coche?

En este artículo vamos a analizar las ventajas y desventajas de ambas opciones.

Ventajas de sustituir por un motor de segunda mano

El motor, de forma habitual es uno de los elementos que menos se rompe de todo el coche. Suelen tener una larga vida y se puede decir que es el elemento más caro y más importante del coche.

El hecho de que se rompa poco, nos permite encontrar opciones en el mercado de segunda mano más que apetitosas para adquirir un motor de segunda mano y sustituirlo por el averiado. Por regla general, los motores de segunda mano que nos encontramos suelen ser despieces de coches que han tenido algún accidente y cuya infrastructura esté dañada, en cuyo caso el motor estará en óptimas condiciones.

Es muy sencillo encontrar un motor de segunda mano en Internet. Por ejemplo, uno de los portales webs referencia del secto, HYD Motores (click para ir a su web), cuenta con un buscador sencillo donde podremos buscar por marca de coche, o introduciendo la referencia de motor que necesitamos.

Los precios de los motores de segunda mano son muy inferiores a los nuevos, lo que representa una gran oportunidad para reparar el coche. Además, en las empresas serias, te ofrecen garantía para que no te preocupes por la compra realizada.

motor-seat-ibiza-2018

Desventajas de sustituir por un motor de segunda mano

Si comprar un motor de segunda mano para sustituir en un coche tiene grandes ventajas, la verdad es que tiene también ciertas desventajas o riesgos. El principal de ellos es el de la incertidumbre que puede generar comprar un elemento tan importante de segunda mano.

Esta incertidumbre sobre todo se da cuando se adquiere de forma particular, sin una empresa reconocida y con prestigio que asegure una transacción segura y una funcionalidad duradera.

A la hora de comprar no sabemos si el kilometraje que nos dan el verídico al 100%, ni sabemos el estrés que ha soportado dicho motor, por lo tanto puede ser que nos dure mucho tiempo, o que se rompa al poco tiempo de montarlo en nuestro coche.

Otra de las desventajas  a la hora de sustituir el motor roto de nuestro coche por uno de segunda mano es encontrar un motor que sea 100% compatible, ya que de un mismo modelo de coche podemos encontrar hasta 7 u 8 variantes de motor.

Aquí es importante tener un buen asesoramiento antes de realizar la compra de un motor de segunda mano, y asegurarnos así de que se podrá montar bien en nuestro coche y que se acoplará perfectamente al resto de mecanismos instalados en el mismo.

Conclusión

Todo va a depender de la economía y del cariño que puedas tenerle a tu coche. Si tu economía no es grande, y el resto de elementos del coche están bien, merece la pena sustituir el motor por uno de segunda mano. Si cuentas con un gran capital económico, mejor no correr riesgos y evitar complicaciones comprando un coche nuevo.