motor_coche

¿Es legal reprogramar la centralita del coche?

La reprogramación de la centralita de los coches, es uno de los retoques mecánicos para vehículos, que más se demandan en los últimos años. Gracias a ella, se consigue mejorar el rendimiento del propulsor del coche. Sin embargo, lo que es interesante para algunas cosas, puede no serlo para otra. Por ello, son muchos los que tienen dudas sobre su legalidad, cuando piensan en hacerlo.

1308

Tipos de lubricantes industriales

Los lubricantes industriales son un producto para el mantenimiento de máquinas y herramientas, para que estas permanezcan en buen estado por más tiempo y que su funcionamiento sea el adecuado, alargando su vida útil. De hecho, la lubricación sirve para formar una película que separa dos superficies muy próximas para evitar el rozamiento entre ellas.

que-casco-de-moto-comprar

¿Cómo elegir el casco de moto adecuado?

En el artículo de hoy queremos darte algunos consejos para que sepas qué casco de moto comprar, un accesorio no solo obligatorio por ley, también imprescindible para nuestra seguridad ya que puede salvarnos la vida en caso de accidente. Es por ese el motivo por el cuál el casco nos debe venir perfectamente ajustado a la medida de nuestra cabeza, pues es una de las principales premisas para que sea lo más seguro para nosotros.

chip-potencia

Chip de potencia Racechip ¡funciona!

El chip de potencia Racechip se ha convertido en el mejor aliado para el tuneado profesional del motor. Se trata de un chip de potencia que ha sido desarrollado por los ingenieros de Racehip y son capaces de aumentar la potencia del motor sin poner en riesgo los componentes del vehículo y siendo totalmente legal. Concretamente, ofrecen en muchos vehículos de motor turbo diésel o turbo de gasolina, un aumento de potencia de hasta un 31%.

atasco

Los coches autónomos: la solución para evitar los atascos.

Es viernes, llega el fin de semana y sales con prisa de la oficina porque la playa te espera. Coges el coche e intentas ir rápido, pero en un momento del camino te ves en medio de un atasco con el que -claro- no contabas y acabas llegando a tu destino en plena madrugada. Te has perdido una parte de la diversión, cuando bien podías ahorrarte unas horas. Sí, como lees, podías haber evitado todo esto.